Salud y Cuidados del caballo

Siempre que os pregunteis por los cuidados y necesidades de un caballo pensad que es un animal diseñado para estar en libertad y vivir en manada.

Nosotros hemos cambiado TODAS sus costumbres y hábitos. Como consecuencia de esto tenemos problemas de comportamiento, estrés, cólicos, enfermedades,etc. Por esta razón debemos poner especial cuidado en hacer todo lo posible por hacer su vida más cómoda dentro de las posibilidades que se le ofrecen.

Alojamiento

Lo ideal para el caballo es criarlo en libertad dentro de una manada, pero como esto no siempre es posible, lo recomendable es un box con acceso a un cercado o soltar al caballo durante el día y estabularlo por la noche.

Además, es importante que el caballo esté en contacto con otros caballos, aunque sólo sea visual para que no desarrolle vicios de cuadra. Lo mejor para esto es comunicar los boxes mediante ventanas o rejas o hacer boxes con vistas al exterior para que el caballo no se aburra.

También es importante las dimensiones de la cuadra. Éstas deben permitir que el caballo pueda descansar tumbado si lo necesita.

La ventilación de las cuadras evita que se concentren gases irritantes, polvo y microorganismos, nocivos para la salud del caballo.

Es recomendable también que el animal tenga acceso a agua a libre disposición y controlar que ésta se encuentra en perfectas condiciones de limpieza. Tenga en cuenta que si el animal estercola en el bebedero o el agua está estancada, el caballo puede dejar de beber y sufrir un cólico.

El comedero, en mi opinión, debería estar cerca del suelo y la forrajera en alto. De esta forma obligamos al caballo a ejercitar el cuello y prevenir problemas tales como el “cuello de gato”.

Y la cama, no importa el material que se emplee, siempre y cuando sea suficiente para no causar lesiones cuando el caballo se tumbe y esté adecuadamente limpia para evitar problemas como la putrefacción de ranilla, hormiguillo, problemas respiratorios, etc.

Higiene y limpieza

Los caballos estabulados requieren más cuidados que los que están al aire libre, además de quitar el estiércol y limpiar el establo todos los días, requieren un aseo diario.

 

El cepillado no es simplemente para darles mejor aspecto, sino que es una ayuda positiva para mantener al caballo en forma y sano. Si se hace como es debido, los libra de polvo, suciedad, piel muerta, pelos sueltos y sudor. Tonifica los músculos y estimula la circulación sanguínea.

 

Por otro lado, el cepillado es una de las mejores maneras de conocer a su caballo y de fortalecer el vínculo de unión con él.

 

Los caballos al aire libre deben ser cepillados para quitarles el lodo, pero no aseados por completo, porque es conveniente que retengan la grasa natural de su capa para mantenerse calientes.

 

 

Para el cuidado de los cascos es importante una alimentación equilibrada. La buena higiene también es fundamental para su buena conservación. El caballo debe tener una cama limpia y debemos limpiar los cascos antes y después de cada actividad. Es importante también, el ejercicio regular puesto que la mecánica del casco sólo funciona si el caballo se mueve, por esta razón los caballos que viven al aire libre tienen menos problemas en los cascos que los que están estabulados.